Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

domingo, 16 de marzo de 2008

Heredia.El delfín no se apareció por miedo.El Ministro cambio el discurso


Santo Domingo de Heredia.
AP. Marzo 14.
Todo era fanfarria la mañana del sábado 14 de marzo en Santo Domingo de Heredia, una media centena de policías cómodamente sentados, un buen número de motocicletas nuevitas apostadas al frente de la Iglesia del Rosario, toldos en todo lado en el parque, una tarima enorme y el desfile con sirenas, escolares, una lujosa delegación del Centro de Ancianos con camisetas distintivas, los ediles y cuerpo municipal cada uno con caminado diferente a la par del alcalde... unos con caminado de diputado, otros con caminado de embajador en la China, otros con andado de polo pero pretendiendo andar como Giulanni el alcalde de Nueva York, , etc. etc. etc... (tal como lo precisó alguien en un concejo municipal hace un tiempo). Lo más distinguido: Muchos y bonitos uniformes azules de los policías. Lo más extraño: un grupo de activistas con carteles de FUERA SÁNCHEZ, NO A LA MILITARIZACIÓN..., etc. etc. etc. Los teléfonos empezaron a sonar, los movimientos de algunos de los azules mostraron nerviosismo... los manifestantes estaban ahí, carteles, y algunas banderitas en las camisetas, sigilosos, casi intangibles, serios o sonrientes... pero decididos. EL DELFÍN tenía que aparecer... pero no aparecía. Pasó más de una hora, el acto No se iniciaba, la gente se acurrucó, de soslayos leían los carteles, y algunos entrecejos se fruncían, y el DELFÍN NO LLEGABA. Había que empezar, el delfín estaba en el programa, tenía que hablar. Los carteles ya estaban hablando como desde las 9 de la mañana. Llegó el ministro de seguridad, con buen tino llegó a saludar a los portadores de carteles, gente profesional, jóvenes bien formados, gente respetuosa de la comunidad misma, hasta algún ex-ejecutivo de la localidad y alguno que otro académico de alto vuelo. Ahí mismo el ministro anunció a los solicitantes de la renuncia de Sánchez, que se iba a referir a llo que los carateles solicitaban, y efectivamente lo hizo, su discurso empezó: "Bueno, yo iba a hablar sobre varios asuntos, pero voy mejor a responder lo que dicen los cartelones" ¡BINGO! Leyó con detenimiento lo que ahí se planteaba. ¡Qué fuerza la de la palabra! ¡Qué fuerza y qué poder de persuasión!. El ministro cambió el discurso y habló y habló y señaló y dijo y dijo, todo relacionado con que las FARC están en Costa Rica, que hasta la flota de barcos camaroneros estaban como objetivos para ser usadas para el narcotráfico. Sorprendentemente que él llega al consejo de gobierno casi cada semana sin saber que lo van a quitar o no, que lo han querido quitar como cuatro veces. Etc. etc. etc. etc.Así fue su discurso. Lleno de una gran alegría por los policías, las motocicletas, y los nuevos rótulos de "Seguridad Comunitaria", pero con el miedo enorme de que el DIABLO NARCOTRAFICANTE YA ESTÁ METIDO HASTA LA MÉDULA EN COSTA RICA y hasta en las esferas de poder, como en la Asamblea Legislativa. ¡Estamos avisados!.
Los carteles de "FUERA SÁNCHEZ", FUNCIONARON TAMBIÉN. Lo tuvieron fuera de la ceremonia, lo hicieron correr y temblar como un conejo, dicen que estaba como a cuatro cuadras "sombreado" como cualquier malandrín esperando la orden de "ingresar a la ceremonia" o "jalar" de ahí. AL FINAL TERMINÓ "JALANDO DE AHÍ". ¡Qué poder el de dos palabras nada más! FUERA SÁNCHEZ.
El piquete terminó, en paz, sin resquemores y con un ministro (hay que reconocerlo) que supo dialogar con los manifestantes y pudo escuchar solamente ¡"Gracias por escucharnos!", con respeto y sin alteraciones. El ministro, cambió su discurso. Lo que fue revelador. Y SÁNCHEZ, EL DELFÍN A QUIEN SIGUEN UNA FLOTILLA DE "BARCOS PESCADORES DE MORAL CIUDADANA", NO PARA OFRECERLE DROGA, NI MOLICIE, NI CORRUPCIÓN, SINO PARA HACERLO CAER EN LA CUENTA DE QUE DEBE IRSE, QUE DEBE RENUNCIAR, PARA QUE NO SIGA SIENDO TAN DESCARADO Y PERJUDICIAL COMO LOS SEDICIOSOS Y MALEANTES QUE NOS TIENEN INVIRTIENDO MILLONES DE DINERO EN SEGURIDAD PARA DESTERRARLOS. ¡Que su conciencia se le ilumine! Eso es todo lo que prentendemos de un delfín, medio inocentón y "medio juega de vivo", pero juguete de los grandes y cuestionables intereses de la política oscura nacional.
Israel Calvo