Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

sábado, 23 de febrero de 2008

La paz negativa

http://www.tribunademocratica.com/2008/02/la_paz_negativa.html

Flora Fernández
18 de Febrero 2008

En 1987, el sociólogo y pacifista noruego Johan Galtung recibió el Premio Nobel Paz Alternativo y en 1993 fue galardonado con el premio Gandhi por ser un activista por la paz de gran impacto a nivel mundial. De su extensa obra -más de 50 libros y miles de artículos y conferencias sobre la paz- su libro "Peace by Peaceful Means" (Paz por medios pacíficos) expone entre otros conceptos el de "la paz negativa".
De acuerdo con Johan Galtung, la palabra paz tiene dos grandes acepciones: la negativa y la positiva, relacionadas con la violencia directa y estructural. La paz negativa pone énfasis en la no-existencia de violencia directa, estructural o cultural: la ausencia de guerra es paz, para mantener la paz es necesario un aparato militar, un cese al fuego sería sinónimo de paz, aunque no sea paz duradera y verdadera. En cambio, la paz positiva existe cuando hay un elevado nivel de justicia, se reconoce la igualdad en la diversidad, la armonía y se elimina la violencia estructural, que es aquella que impide a las personas satisfacer sus necesidades espirituales y materiales.
Paz negativa llevada al plano familiar, podría ser el caso de la persona que para evitar el conflicto, se somete con sumisión al arbitrio de su padres o cónyuges. En el plano laboral, la ausencia de conflicto puede darse cuando los y las trabajadoras son sometidos a jornadas laborales extenuantes, acoso laboral o psicológico, desconocimiento de sus derechos, salarios de hambre donde el trabajador o trabajadora se abstiene de reclamar y así se dice que existe "armonía laboral". En la calle cuando un indigente se alimenta de la basura de los negocios de comida rápida, hay paz negativa porque no roba ni agrede a nadie para comer. El concepto de paz negativa es horrendo, porque se trata de guardar apariencias.
Insistir en que en el referéndum del TLC el pueblo votó libremente es otro ejemplo de paz negativa. Sería necesario ignorar que hicieron pedazos la democracia y la legalidad para vivir en paz; pasar por alto la coacción ejercida sobre muchísimos empleados, las mentiras cínicas y uso de fondos públicos de funcionarios de gobierno, la violación de la tregua electoral, la injerencia del embajador Langdale, las amenazas veladas del imperio y sus vasallos a través de la televisión internacional en el más asqueroso fraude mediático que ha ocurrido en Costa Rica.
La sangrienta garroteada que los funcionarios del Ministerio de Seguridad propinaron a dos ciudadanos que el 5 de febrero participaron en una caminata pacífica del TSE a la Corte, es otra contradicción porque precisamente a esos funcionarios les corresponde velar por la seguridad de los y las ciudadanas. Esa acción violenta se respondió con no-violencia, pero eso no es paz. Los antimotines llegaron para "mantener la paz" y al rato debieron retirarse, porque la protesta no fue violenta y surgió cuando nos negaron el derecho de tránsito y libertad de expresión que nos garantiza una Constitución que no se cansan de violarla.
Nos callamos y vivimos en paz, aunque esa paz sea negativa y "pasamos la página". ¡No, de ninguna manera vamos a pasar una de las páginas más oscuras del país u olvidar esa mancha indeleble contra la institucionalidad, la democracia y la rectitud! Los magistrados del TSE siguen en deuda y por supuesto, no pagarán por ella.
Aparentar que todos somos una familia (hermaniticos) y debemos respetar la decisión de la mayoría es otra forma de fomentar una paz negativa. En todo caso, y si queremos hablar de respetar a la mayoría, lo correcto sería respetar al 40% de la gente que no votó porque no cree en el sistema. Esa es la verdadera mayoría aunque nos cueste admitirlo.
Pretender que para mantener la paz debemos aceptar un resultado espurio y fraudulento, nos lleva a la paz negativa y a una mayor polarización a la que prevalece. La salida de Fernando Sánchez cada día se vuelve más necesaria, sobre todo porque ya vemos como las semillas de cizaña que propuso lanzar cayeron en su propio terreno y la frágil coalición del G-38 ha comenzado a desgranarse al revelarse las mentiras y negociaciones bajo la mesa, que comienzan a aflorar.
Quizás la torta de la renegociación y el enredo en torno al acta de implementación sean el mejor pretexto para restablecer la paz positiva en Costa Rica después del 29 de febrero próximo, mediante un diálogo abierto y participativo, de lo contrario Arias será recordado como otros galardonados con el Nobel de la Paz que fomentaron "Paz Negativa", como Theodore Roosevelt (1906) o Henry Kissinger (1973)
Tal diálogo no puede hacerse a espaldas del pueblo como se realizó la negociación del TLC y mucho menos con la coacción, miedo y mentiras del referéndum. Decía Paulo Freire en 1986 "La paz se crea y se construye con la superación de las realidades sociales perversas. La paz se crea y se construye con la edificación incesante de la justicia social". Veremos si Oscar Arias realmente entiende lo que es la paz positiva y reivindica el galardón que le dieron en 1987.