Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

jueves, 26 de junio de 2008

EE.UU presiona al gobierno para eliminar garantía a INS

En el Congreso diputados demuestran preocupación por presiones:
DABAN POR CERRADA DISCUSIÓN DE GARANTÍA ESTATAL DEL INS
Gerardo Ruiz Ramóngruiz@diarioextra.com
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla En la Asamblea Legislativa ninguno de los diputados consultados por DIARIO EXTRA conocía sobre las presiones que recibió en Estados Unidos el ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, para que el Estado elimine la garantía de su respaldo al Instituto Nacional de Seguros (INS).Los legisladores reaccionaron con preocupación ante lo delicado de plantear a estas alturas una nueva reforma a la legislación costarricense para adecuarla a lo que exige el TLC.A Costa Rica le restan menos de cuatro meses para que venza la prórroga para contar con la agenda de implementación debidamente ratificada y el TLC entre en vigencia.Maureen BallesteroDiputada del PLN, presidió la ComisiónEspecial de Seguros"Eliminarle la garantía del Estado al INS es un tema indiscutible porque no tiene viabilidad política. En la Comisión habíamos hablado desde hace dos años con el Poder Ejecutivo de que había una posición clara de los diputados de que no le vamos a quitar la garantía estatal al INS para que realice actividad aseguradora dentro del país. Ese mismo mensaje se lo habíamos pasado al anterior embajador de Estados Unidos, Mark Langdale. No creo que a estas alturas, con la Ley Reguladora del Mercado de Seguros aprobada en primer debate, podamos tener una noticia de esta naturaleza. El Ministro de Comercio Exterior debió haber valorado este tema cuando estábamos discutiendo el proyecto, no ahora que el proyecto está listo para convertirse en ley. Echar atrás crearía un cisma en la coalición a favor del TLC".Jorge Eduardo SánchezDiputado del Partido Unidad Social Cristiana"Tendrían que demostrarnos los norteamericanos en qué parte del TLC dice que hay que quitarle la garantía estatal a la empresa aseguradora. Si el tratado no hablara del tema, Estados Unidos estaría presionando por más de lo que nos comprometimos. Yo no aprobaría quitar el aval del Estado al INS hasta saber que se trata de un compromiso contractual de Costa Rica. No creo que Estados Unidos alegue competencia desleal si nosotros aprobamos una ley donde se especifique que el Estado solo comprará seguros al INS. Diay, ellos tienen otras ventajas comparativas. Me parece que el tema es un error de interpretación de ellos (EE.UU.)".Mario Quirós LaraDiputado del Movimiento Libertario"Quitarle el aval del Estado al INS no es una exigencia de Estados Unidos sino del TLC que firmó y ratificó Costa Rica. El que uno de los participantes en el mercado abierto de seguros tenga privilegios va en contra de lo que establece el TLC. No hay de otra, el país tiene que ofrecer una cancha pareja para todos los participantes. Así es que estas presiones norteamericanas se veían venir. O todos los operadores de seguros gozan de la garantía estatal, o ninguno. Ese yerro se suma a los otros roces con la Constitución que tiene la Ley Reguladora del Mercado de Seguros. Ya se veían venir estas presiones, lo que no entiendo es por qué el gobierno no planteó esto oportunamente".Ronald SolísDiputado del Partido Acción Ciudadana"Abolir el respaldo estatal al INS es parte de las nuevas condiciones que nos impondrá Estados Unidos producto de la enmienda al TLC que nos obliga a certificarlo, no acorde con nuestras leyes sino con las de Estados Unidos. La obligatoriedad de certificar el TLC y su agenda complementaria le da un gran poder a ese país. Ceder ante las presiones para que el Estado quite su respaldo al INS es muy peligroso porque después los estadounidenses nos van a pedir que les quitemos la garantía estatal a los bancos. El país no debe aflojar y todos los partidos debemos unirnos para que esas exigencias no se concreten".