Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

sábado, 30 de agosto de 2008

La gigantesca sopa de plástico



Periódico La Nación
18 de agosto del 2008
El autor :Guillermo Quirós, oceanógrafo físico
Integrante del Movimiento Patriótico Félix Arcadio Montero e impulsor de la iniciativa de extensión de nuestra plataforma continental




Enorme acumulación de plástico en el océano Pacífico, conocida como la 'sopa de plástico'
Playa Jabilla, en Guanacaste, es un ecosistema marino costero de 20 km de longitud, donde la naturaleza reintegra a su manera la basura producto de la actividad humana en forma para ella eficiente, pero introduciendo una seria distorsión ambiental en el gran ecosistema oceánico. Por ello viene a mi mente un sabio rótulo de nuestro sistema de parques: "Usted sabe qué hacer con la basura, la naturaleza no".
Contaminación de las aguas. Al lado de una de las playas más bellas de nuestro litoral pacífico, la naturaleza estableció un centro de reciclaje total de basura, sin permisos y sin costo alguno para las poblaciones aledañas. Sobre la gran playa vierten sus aguas tres esteros y dos pequeños ríos, que arrastran todo tipo de basura indeseable: plástico, metal, vidrio e hidrocarburos; composición cada día más frecuente en nuestros litorales donde se depositan inexorablemente.
Sin embargo aquí, de manera singular, las corrientes de deriva litoral recogen los materiales en suspensión y los hace converger en una pequeña playa ubicada en el extremo norte del ecosistema costero, justo a 200 m del basurero a cielo abierto que tiene la comunidad. Al llegar la basura sobre una playita de 100 m de ancho, estas sustancias son impulsadas a chocar repetidamente contra la pared rocosa posterior, debido al fuerte oleaje durante la marea alta.
Días después, los grandes troncos depositados durante la época lluviosa, en asocio con las filosas rocas expuestas por las marejadas, pulverizan los materiales hasta convertirlos en coloridos gránulos de pocos milímetros, proceso de desintegración que es dibujado ordenadamente por partículas de diverso diámetro que, al depositarse sobre las arenas adyacentes, nos hablan de su historia y génesis.
Estos gránulos son devueltos al mar igual que llegaron, pero durante la fase de marea opuesta, a través de la cual se integran a los fondos marinos como parte del sedimento que se mueve a lo largo del litoral, para integrarse después a las aguas oceánicas a través de las grandes corrientes marinas. En ese orden, nuestras basuras plásticas milimétricas formarán parte de las aguas del Domo Térmico, para trasladarse luego hasta la costa asiática y confundirse en su viaje con las huevas de los organismos pelágicos.
La "sopa de plástico". Efectivamente, en los últimos cinco años se ha encontrado que el régimen de corrientes marinas superficiales del planeta induce una acumulación gigantesca de plástico en el océano Pacífico, conocida como la 'sopa de plástico', con un tamaño dos veces el territorio continental de EE. UU. Esta gigantesca superficie de basura está formada por pequeñas partículas de plástico y consta de unas cien millones de toneladas de desperdicios.
El corazón de la 'sopa' se extiende frente a la costa californiana, rodea Hawái y llega hasta Japón. El principal problema es que no se puede limpiar porque hay demasiada distancia entre sus partes, y el área total es inmensa.
Ella crece a pasos agigantados y se han encontrado partículas de plástico incluso a 30 metros bajo la superficie. En este enorme basurero flotan todo tipo de objetos, como cepillos de dientes, envases de champú y bolígrafos; sin embargo, la mayoría del plástico que acaba en el mar se desintegra en pequeños pedazos por efecto del oleaje y el sol, se mezcla con el agua y tiene apariencia de plancton.
Los efectos de esta mezcla son devastadores para el hábitat marino, ya que toda la cadena alimentaria se ve afectada. Hay animales como el delfín y la tortuga marina que comen mucho plástico, pues semeja su comida, algo parecido al calamar o a las huevas de pescado. Días después mueren por inanición. Igual suerte corren los polluelos de infinidad de especies de aves marinas.
No usar plástico. El reciclaje no es una solución sencilla, ya que cuesta más fabricar objetos de plástico a partir de material reciclado que hacerlo nuevo. Incinerar no es factible ya que se producen residuos tóxicos. La mejor alternativa es no usarlo: en Irlanda se implantó una tasa de 22 céntimos por bolsa que ha reducido su uso un 90% desde el 2002. En Bangladesh, donde los plásticos atascaban periódicamente las tuberías de desagüe, su uso está prohibido desde el 2004.
Tampoco sería correcto sustituir las bolsas de plástico por bolsas de papel, puesto que se estaría cambiando un problema por otro, en ese caso la tala de árboles. Y entonces ¿qué se puede hacer? Pues ir de compras llevando nuestras propias bolsas, preferiblemente las de tela o mecate que usaban precisamente nuestras abuelas. Una solución simple y práctica.