Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

martes, 5 de agosto de 2008

¿Qué es un fraude de ley? ni idea, hasta que leí a Don Juan José Sobrado



Emilia González

Y resulta que es una barbaridad. Don Juan José Sobrado nos dice que ese jueguito de nombrar al Magistrado Sosto por un poquito menos de tres meses, dejar pasar unos días y después volverlo a nombrar : "fraude a la ley se llama esto en Derecho, y está sancionado con nulidad absoluta por la Ley Contra la Corrupción" (SIC)[1].

Pareciera que lleva razón Don Juan José porque según el diccionario se denomina fraude de ley o fraude a la ley a una situación en la cual para evitar la aplicación de una norma jurídica que no le favorece o no le interesa, una persona se ampara en otra u otras, llamadas normas de cobertura, y busca dar un rodeo que le permita sortear la prohibición o las obligaciones que le imponía la norma vulnerada.
Y entonces surgen varias preguntas:
· ¿Quién quiso al interior de la Corte Suprema de Justicia rodear o sortear y evitar con ello la aplicación de una norma jurídica que podría impedir que el Magistrado Sosto siguiera tan campante?
· ¿A quién dentro o fuera de la Corte Suprema de Justicia no le favorecía o le interesaba que esa norma se aplicara al señor Sosto?
· ¿Quién asume la responsabilidad por esa -a todas luces incorrecta decisión-: la Corte Plena, el Presidente de la Corte, el Secretario de la Corte, la Presidenta de la Sala IV , los Magistrados de la Sala IV o quién?
· ¿Es ese fraude de ley un delito, contravención o conducta impropia?
· ¿Es de acción privada - los particulares reclaman - o de acción pública- el Ministerio Público interviene, la Contraloría, quién -?
· ¿Por qué existe un silencio generalizado y nadie sale a dar explicaciones o contradecir la tesis jurídica de Don Juan José Sobrado?
Si barbaridad fue para mí descubrir cómo en los más altos niveles del Poder Judicial se podrían cocinar esas habas del tal fraude de ley, sobretodo luego de una entrevista con la Magistrada Calzada a quien le solicitamos que relevara al Magistrado Sosto del conocimiento del Caso del Diputado Sánchez y nos respondió que no se podía porque la designación se hacia por sorteo y había un "rol" ; más grave es que esas preguntas se queden sin respuesta y sin consecuencias, aunque la solución sea el exilio dorado (embajada, organismo internacional y otros) que se acostumbra en las altas esferas o la pensión de lujo, pero alguna ha de haber, sino entonces ¿qué es impunidad?


[1] Diario Extra: Martes 29 de julio "Sosto y Corte ".Juan José Sobrado Ch.