Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

martes, 5 de agosto de 2008

Recuperación del agua pública

Aportado por ComitesPatrioticos.com
Prensa Libre.
Aunque una naciente de agua se ubique en un terreno privado, el bien, que es destinado para suministrar a la población del vital líquido es público.Así lo decidió el Tribunal Constitucional al declarar con un recurso de amparo presentado por una asociación de vecinos que denunciaron la suspensión de agua que hizo el propietario de un terreno en Santa Ana, en el cual se ubica una naciente de agua.El recurso de amparo lo interpuso una mujer de apellido Aguilar, a favor de la Sociedad de Usuarios de Agua del Cerro La Mina, ubicada en Santa Ana, contra del propietario de los terrenos un hombre de apellido Cope y una empresa.Entre sus argumentos, Aguilar detalló que la Sociedad de Usuarios de Agua del Cerro La Mina tiene vigente una concesión de aguas para consumo humano otorgada por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) y que las aguas que se utilizan son de una naciente que se ubica en los terrenos del demandado, quien a través de una tubería hace llegar el agua hasta el tanque de captación que también se ubican dentro de la propiedad privada y de allí sale para las casas.Los de la sociedad en mención denunciaron que el dueño de propiedad decidió cortar la tubería, dejándolos sin el agua y les indicó que quienes quieren el líquido deberían pagar una especie de canon por el servicio.Para los vecinos de Santa Ana, las características geográficas y topográficas de la zona hacen difícil el acceso al agua y esta toma es de las pocas fuentes superficiales disponible en kilómetros.Reseñaron que ni Acueductos y Alcantarillados (AyA) ni la Municipalidad de Santa Ana cuentan con infraestructura necesaria para abastecer de agua a esa región."Se declara con lugar el recurso y, en consecuencia, se ordena al señor Cope Breckenridge, en su condición personal y como representante de la empresa Artbreck Guanacaste S.A., a reconectar la tubería que abastece la concesión de la Sociedad de Usuarios de Agua del Cerro La Mina. Se impondrá prisión de tres meses a dos años, o de veinte a sesenta días multa, a quien recibiere una orden que deba cumplir o hacer cumplir, dictada en un recurso de amparo y no la cumpliere o no la hiciere cumplir, siempre que el delito no esté más gravemente penado", detalla la resolución 2008-09757.El Tribunal Constitucional declaró con lugar el recurso y condenó al recurrido en su condición personal y a la empresa al pago de las costas, daños y perjuicios causados con los hechos que sirvieron de fundamento a la declaratoria del Tribunal, los cuales se liquidarían en ejecución de sentencia de la vía civil. Fuente: FECON