Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

sábado, 5 de julio de 2008

“Desarrolladores”, Plan Regulador, dormir con el ojo abierto en Santo Domingo


Emilia González .
No cabe duda acerca de la necesidad de que el Municipio cuente con un Plan Regulador que permita ordenar el territorio y en él las actividades productivas, comerciales, educativas, culturales, recreativas - por citar algunas - indispensables para la prosperidad, calidad de vida, bienestar de los vecinos y sus familias en Santo Domingo.

Tampoco cabe duda alguna acerca del papel que juegan las empresas privadas en la construcción de la infraestructura civil y vial que acompaña ese desarrollo o la cooperación internacional que financia los Planes Reguladores de los cantones del Gran Área Metropolitana de la que formamos parte.

Pero de lo que sí cabe dudar es de la prisa, la improvisación, la falta de planificación, experticia y consulta verdadera a los vecinos que irremediablemente conduce a un Plan Regulador chambón que compromete, para mal, el futuro y el desarrollo del cantón en los próximos 30 años.

Y en ese sentido, es obligación de todos los vecinos dormir con un ojo abierto, porque en estos momentos el proceso que conduce a la delimitación del Plan Regulador de Santo Domingo va viento en popa y a toda vela pero los capitanes de esa nave, los vecinos, ni se enteran.

No hay tiempo que perder, según el cronograma establecido el Plan se aprueba en agosto de este año y quien lo aprueba es el Concejo Municipal y nadie más. Cuando se habla de consulta o de participación es algo así como el derecho al berreo o perder el tiempo en reuniones.

Las mayores amenazas del Plan regulador de Santo Domingo están en el interés inmediato de hacer plata a costa de lo que sea de algunos mal llamados “desarrolladores” que como hongos saltan por todo el país; el eventual tráfico de influencias, conflicto de intereses, los tan habituales aportes a la campaña y frente a eso, la ciudadanía domingueña debe pararse en firme y comenzar a exigir ya y no cuando sea muy tarde entre otras cosas las siguientes:

Que se respete el anillo de contención de 1982 que permite la protección de los acuíferos, las pendientes, las zonas protegidas y las tierras agrícolas valiosas.
Que se definan con claridad y a partir de diagnósticos serios las alturas de las edificaciones, las áreas verdes, las áreas de retiro, el transporte y la vialidad; la zonificación y la mejora de los lugares.
Las inversiones prioritarias para los próximos cinco años

Pero sobre todo, que mientras no se apruebe el Plan Regulador se declare la moratoria total, porque ante el vacío y conociendo la tuza con la que nos rascamos, cualquier espacio que se deje abierto será sin duda usado por los vivazos y después ya va a ser tarde, será llorar sobre leche derramada, no habrá marcha atrás.

El Plan Regulador es el instrumento más poderoso que tiene la Municipalidad, es decir nosotros los vecinos, para regular las actividades humanas en el territorio del cantón, y por eso, hay que exigirle al Concejo Municipal y hacerle saber que en Santo Domingo los vecinos no vamos a amarrar los pantalones y las enaguas porque no estamos dispuestos a permitir chambonadas ni negocios de unos pocos a costa de las actuales y futuras generaciones domingueñas. Hagámos valer nuestros derechos ciudadanos!!!