Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

martes, 22 de julio de 2008

LA BANCARROTA MORAL DE LOS HERMANOS ARIAS


Allen Pérez Somarriba cédula 1-554-548
Aunque no lo sepan –quizá porque los Arias viven en el Olimpo y rara vez bajan al mundo terrenal– no se han dado cuenta de la bancarrota económica, política y moral, producto de las hipotecas y las subastas a las que someten a Costa Rica.
El pueblo lo sabe y en las calles se escucha, a "grito pelado" de cómo nos están robando el agua y del ejemplo de Sardinal que la defendió con heroísmo.
Se sabe de un precario en Pavas… No se benefició de un dinero para sus habitantes, donado "por los otros chinos", para construir viviendas de clase pobre. La plata parece que va a engordar los bolsillos de burócratas que tienen casas bonitas. Fernando Zumbado se retira temporalmente de su cargo y lo mismo debe hacer el Ministro de la Presidencia y el magistrado suplente Federico Sosto.
El alza de los alimentos básicos es el doble de la inflación, y los campesinos junto a la Iglesia Católica, piden reactivar la producción de comida. Como si fuera poco, Rodrigo Arias le golpea la mesa a Pilar Cisneros, porque el flamante "virrey" no sabe quién fiscaliza los fondos donados por BCIE para pagar asesorías. Bueno, para Rodrigo, están son minucias, indignas de las cortes de su palacete. Sin embargo, él y su hermano deberían tomar nota que el pueblo está enojado o, como se dice en la calle, "cabreado". Ya son incesantes los comentarios de la gente que dice que la chequera moral de los hermanos Arias nunca tuvo fondos.
¿Quién no sabe de alguien que haya tenido una dolencia riesgosa y cuya siguiente cita se le otorgue varios años después? ¿Quién no se abruma ante tanta inseguridad frente a delincuentes hijos de la injusticia social y gobiernos indolentes? ¿Quién puede negar que el alto costo de la vida sea cada vez más intolerable?Hay que consignar que el innoble y final testamento político del PLN y del PUSC, que lleva ya un poco más de dos décadas, fue el de corromper y sabotear, desde adentro y desde afuera, a las grandes instituciones de bienestar social. Fue esta oligarquía la que, entre otros muchos ejemplos, extenuaron las cimientes y los pilares del ICE y de la CCSS. También fueron ellos, quienes desmembraron la moral y el oficio de nuestros agricultores.
La Coordinadora Patriótica Alajuelense Juan Santamaría, manifestó, en una oportunidad lo siguiente: "nuestra organización no es medrosa ni timorata ante la gravedad de las actuales circunstancias, en la que los hermanos Arias y su camarilla, hunden a Costa Rica en la catástrofe. Ante este panorama, la unión de las fuerzas patrióticas, no debe ser un capricho ni un mero ejercicio electoral. Es, justamente, la prioridad, número uno. Hay que reconcentrar nuestras fuerzas, para vencer al enemigo común y salvar a Costa Rica." Frente a tanto oprobio, esta Coordinadora considera que es un deber ciudadano incitar a la rebelión pacífica, ética y activa. En las elecciones del 2010, todas las fuerzas progresistas deben coaligarse, expresando su absoluto rechazo al neoliberalismo para refundar nuestra democracia social.
A los jóvenes, en particular, les decimos, que la mundialización económica neoliberal fracasó. En medio de tanta opulencia económica y tecnológica para unos pocos, ninguna vez advertida en la historia, jamás se repartió en todo el planeta tanta desigualdad, tanta crisis y tanto cinismo. Sepan los jóvenes, que las palabras samaritanas de los neoliberales son cosméticas, falsean lo ético, incitan al egoísmo, a la ignorancia y a la estúpida vanidad. Para los neoliberales, el gran casino del mercado global, es la macabra cueva donde deciden sus fortunas y los males de millones de personas.
Nuestra Coordinadora propone de manera urgente la constitución de una comisión facilitadora, integradas por patriotas de acreditada probidad para posibilitar y agilizar el frente unido del pueblo; tendrá, además, que ser electa democráticamente, reglamentada en cuanto a sus atribuciones y sujeta a ser revocada en cualquier momento. Será también una contraloría ética que contribuya a definir la visión de país que proponemos, una vislumbre que rebase al año 2010 y a la coyuntura electoral que se aproxima, para el bienestar nuestro y de todas las generaciones por nacer.
La comisión facilitadora es una apremiante necesidad porque al interior del movimiento patriótico coexisten organizaciones progresistas de la más variada naturaleza y causa, partidos políticos incluidos. Ante tanta diversidad, es imperativa la intermediación de compatriotas capaces de aportar sus buenos oficios. ¡Hagamos de esta iniciativa una prioridad, una cruzada nacional urgente! La verdad es casi todo nos une y es insignificante lo que nos separa, todavía más cuando están de por medio las los supremos intereses de la naciónEn consecuencia, exhortamos de manera muy especial, para que en torno a este tema, se pronuncien agricultores, pueblos originarios, sindicatos, empresarios, desempleados, partidos políticos, minorías oprimidas, intelectuales, feministas, ministros religiosos, ambientalistas, en fin, todo grupo o individuo creyente en una Costa Rica fraterna. Subrayemos que todos en el movimiento patriótico tenemos derecho a postular, elegir y ser electos. No olvidemos que los partidos políticos son apenas un segmento de nuestro colectivo cívico.. La democracia también evoluciona y ya no será como la de antes; aspiramos a que sea mejor, más participativa y solidaria.
Tenemos el deber de rescatar al país de la bancarrota moral y política en la que los hermanos Arias nos han hundido. Ellos dos simbolizan el otoño y la decrepitud de toda una manera desquiciada de hacer política. Dos decenios de neoliberalismo han llegado a su estado fétido. Frente a tanta insolencia y desvergüenza, opongamos la unión de todo el pueblo y pasemos de las proclamas a la acción patriótica por la paz, la democracia y la justicia.