Félix Arcadio Montero Monge

Félix Arcadio Montero Monge

“Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana.
Cuando Iglesias dijo:
“Mi caballo blanco, mi frente altanera”.
Don Félix decía:
“Patria alborozada. Patria estremecida”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis montes, mis valles, mis cañaverales”.
Don Félix decía:
“Tus aires, Patria, tus palomares”.
Cuando Iglesias dijo:
“Mis ríos, mis mares”.
Don Félix decía:
“Tus pajarillos, tus libertades”.
Don Félix Arcadio vivió en la montaña.
Tenía los ojos como la mañana”."Herediano de nacimiento -por lo que hoy la principal escuela y una calle de Santo Domingo portan su nombre-, al igual que su esposa Rosa Segura Fonseca, este notable abogado y ciudadano tuvo fincas en Naranjo. Fue el último rector de la Universidad de Santo Tomás, clausurada en 1884, a pesar de sus luchas por evitarlo, así como el fundador del Partido Independiente Demócrata, que ocuparía el segundo lugar en las elecciones de 1894, las cuales permitirían la instauración de la tiranía de Rafael Iglesias, por ocho años. Pero no fue una tureca ni un partidito de pasarraya, sino el primer partido progresista y radical, de fuerte y profunda raigambre popular, campesina y obrera, en el cual por cierto militara el siempre indomable José María (Billo) Zeledón, autor de la letra de nuestro Himno Nacional.Y, por su beligerancia, Montero tendría que pagar un alto precio personal y familiar. Cuentan los historiadores que Iglesias fraguó un auto-atentado, del cual lo inculpó, por lo que lo persiguieron. Entonces, amigo leal y cabal, mi abuelo Ascensión Quirós construyó un escondite en su casa -el cual conocí de niño, y sería utilizado por otros durante los conflictos de 1917 y 1948-, que no pudo utilizar, pues lo capturaron antes, en Naranjo. Viles, lo encerrarían por 14 meses en una jaula diseñada para criminales mientras se esperaba el proceso judicial, tras lo cual, declarado culpable, fue desterrado a Barcelona. Permaneció allá varios años y, a su regreso en 1897, moriría en el barco al ingerir un plato idéntico al de otros pasajeros, a quienes curiosamente nada sucedió.Su nieto Arturo, muchos años después lo evocaría así:“Mi abuelo está en el mar. Iglesias quiso que su cuerpo muriera entre las algas. Mi abuelo es marino desde entonces, y toca puerto cada vez que la Patria lo llama. Mi abuelo está vivo. Mi abuelo es marino, Iglesias lo sabe”."

Tomado de http://www.tribunademocratica.com/2006/11/en_octubre_montero_vega.html

martes, 22 de julio de 2008

No permitan que se privatice el agua



Dr. Juan Jaramillo Antillón
El Minae está impulsando en el Congreso un cambio a la "Ley del recurso hídrico" ya dictaminada, y que trata sobre el agua, el recurso más importante para la vida y la salud del ser humano. Hasta el momento actual y como está redactada la ley, esta establece claramente el empleo del agua en calidad y cantidad suficiente, como "derecho humano", lo cual permite una interpretación adecuada de la ley a la luz de ese principio general. El Minae increíblemente señala que "el agua es un recurso de usos múltiples" eliminando así la prioridad del uso humano y poniendo incluso la palabra comercial dentro de la definición. De un solo golpe se elimina la concepción que ha privado al presente en el país en el campo social, legal y de la salud, de que este líquido, es un bien común y un derecho de todos los costarricenses. El Ministro del Minae pretende que se le cambie de nombre a su ministerio llamándole "Ministerio del ambiente, El Agua y la energía, y que a él, se le dé el poder de fijar las políticas y las decisiones sobre la explotación y el empleo del agua potable del país. además, elimina el papel tan importante que ha venido cumpliendo Acueductos y Alcantarillados (AyA) rector actual de este campo, así como el papel del Ministerio de Salud en cuanto al agua como recurso de vida y salud. Las concesiones de agua potable que se den a las empresas privadas, serán entonces sólo decisión de ese Ministro, cambiando para ello el texto dictaminado en la Asamblea Legislativa producto de varios años de trabajo entre las organizaciones técnicas, no gubernamentales y las fracciones políticas. El Minae no solo busca un cambio en lo señalado, que subordina y margina al AyA como representante del Estado y encargado de administrar el agua y el sistema de alcantarillados, algo que ha hecho bien desde su fundación y pese a la falta permanente de recursos; con ello se dejará de lado a las comunidades, en cuanto a establecer un orden de prioridades para el uso que se dará al agua en sus pueblos, lo que debilita la capacidad de administrar este recurso en forma democrática y justa. Además creo se abre la posibilidad de explotar recursos hídricos en parques nacionales, lo que pone en riesgo el equilibrio de los ecosistemas de esas regiones. Y por si fuera poco, elimina al departamento de aguas subterráneas y lo traslada a una instancia que funcionará como sociedad de una empresa, y además, se debilita con ello al Senara que tiene una función fundamental para preservar este recurso. Creo que se impone que públicamente el Presidente del AyA, la Ministra de Salud y hasta el propio presidente Óscar Arias, nos den su posición en este cambio que afecta a todos los costarricenses. Como ex ministro de Salud, sé muy bien el enorme papel que el agua ha tenido para los cuidados de la salud y la prevención de enfermedades en el país. De hecho yo les señalaba a las comunidades que el mejor médico que ellos podían tener, era poseer agua potable, y que sin esta, la aparición de enfermedades se multiplicaría. Desde 1970 se inició en el Ministerio de Salud el programa de perforación de pozos de agua potable en los pequeños pueblos, y que luego se continuó con AyA en forma de acueductos rurales y que cubren el 90% del país. Precisamente esa ha sido una de las conquistas fundamentales en el área de salud y uno de los motivos por los cuales tenemos índices de salud de país desarrollado. Por eso, ha sido posible llevar el agua potable a las comunidades rurales pobres y a las áreas marginadas de las ciudades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló en este año, que el agua potable en los pueblos impide la aparición de un 10% de enfermedades y un 6,3% de todas las muertes. Sabemos que en un acto de solidaridad y equidad pagamos el agua todos los que podemos, para que el Estado pueda mediante el AyA proporcionársela a quienes no tienen recursos. Eso es hacer justicia y nos hace mejores ciudadanos a todos. Por favor señores diputados, no trasladen el agua al Minae.